Ponle nombre a tu impresora 3D

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Esto es una recomendación personal.

Realmente a la impresora le va a dar igual, no responde cuando la llaman, no va a traerte el periódico, no es tu mascota.

Pero te voy a decir una cosa.

Una impresora se va a convertir en una fiel compañera.

Pasarás malos momentos con ella, arreglándola, cuidándola, dándole tu toque personal.

Generalmente te cagues en ella o la abraces cuando ha hecho una impresión de 10 horas sin liarla.

¿Por qué no darle un nombre?

La impresora 3D, ¿Un electrodoméstico más?

Seguramente hayas entrado a este post por simple curiosidad.

Ya que esto de ponerle un nombre a algo que no tiene vida parece que no tiene mucho sentido.

Pero en el fondo, yo creo que sí.

Imagínate que le pones un nombre a tu lavadora, otro a tu frigorífico, y otro a tu microondas. Vaya disparate.

Son elementos del día a día, los cuales te ibas a acabar comprando igualmente, ya que los necesitas.

Pero cuando te regalan un perro, o un gato ¿A que no es lo mismo?

Obviamente hay claras diferencias, sin contar cuando el perro es necesario por ejemplo para tareas concretas como ser guías o perros policía. Pero no es ahí donde voy.

Lo que digo, es que generalmente un perro o un gato, te los compras, pero no los necesitas, y eres consciente de antemano de que:

  1. Va a ser un gran desembolso
  2. Te van a dar mucho trabajo

Pero te da igual

Yo en cierto sentido, me sale comparar esta situación con la de una impresora 3D.

Realmente cuando te la compras no la necesitas, cuesta una cantidad considerable de dinero, y te vas a pasar arreglándola mucho tiempo.

Y si vas a tener que mimarla, si vas a tener que estar ahí cuando se rompa y pasar tiempo con ella, te recomendaría que la pusieras un nombre.

Y no para que la vayas a convertir en tu novia o esposa, no hablo de ese tipo de relación (sería raro).

Solo hablo de establecer una conexión con la máquina, de darle un sentido amplio de propiedad.

 

Mi fiel compañera e impresora 3D, Of3lia

Yo cuando construí mi primera impresora 3D, pasé meses planificándola, y otros tantos construyéndola, pasando todo el tiempo que podía perfeccionando su forma y arreglando sus problemas.

Y ahora no es una impresora más, es Of3lia.

Y tengo la sensación de que, si no la hubiera puesto ese nombre, todavía seguiría sin funcionar desde la tercera vez que se jorobó algo.

Porque no nos engañemos, en ese sentido las impresoras 3D son un verdadero coñazo rollo.

Por lo que, si realmente le das ese sentido a tu impresora y le pones un nombre concreto, ya no será una simple impresora 3D, será tu impresora 3D, con sus pequeñas idiosincrasias y sus pequeñas modificaciones.

Porque podrá haber muchas lavadoras iguales, pero créeme, no hay ninguna impresora 3D igual a otra una vez que el dueño se ha hecho con ella.

 

¿Qué te ha parecido?

Y esta es mi reflexión de hoy.

Tanto si piensas lo mismo, como si tienes una opinión diferente me encantaría saberlo en la caja de los comentarios.

Y una vez más, gracias por estar ahí.

Un abrazaco.

Ponle nombre a tu impresora 3D
4.5 (90%) 2 votes
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario