¿Cuánto cuesta una impresora 3D? Guía de compra y puesta en marcha.

Decidí escribir un post acerca del tema por el siguiente motivo:

‘Cuanto cuesta una impresora 3D’ es la segunda búsqueda más recurrente en google después de ‘impresora 3D’.

Y la verdad es que tiene todo el sentido del mundo, comprarse una impresora 3D no es algo que se tenga que tomar a la ligera, porque, seamos realistas:

  • El 90% de las veces no imprimes cosas que no sirven para mucho
  • Es un electrodoméstico caro y no indispensable
  • Al principio te come más tiempo que un bebé (vale me he pasado)
  • Ocupa mucho sitio en casa y conozco a pocos que vivan en chalets

Y ahora te preguntarás, ¿qué hace un tío que tiene un blog de impresoras 3D echando para atrás a la gente a la hora de comprarse una impresora 3D?

Y tienes razón.

Pero es que esta es la pura realidad, la Impresora 3D es un capricho, y así es como se tiene que concebir, a veces será útil, a veces será un trasto más en casa, pero siempre será un capricho.

Pero te voy a decir una cosa, yo no conozco a casi nadie que se haya arrepentido de comprarla, esto es una inversión, ya sea para:

  • Que tus hijos aprendan cosas que les va a servir en el futuro
  • Que puedas dar clase de esto en algún momento (la industria 4.0 lo demandará, créeme)
  • Que aprendas a crear repuestos para cosas que originales te costarían un ojo de la cara.

Y dicho esto, si quieres ver un poco las opciones que hay y te puedo ayudar un poco en la toma de decisión según mi experiencia, estaré encantado de hacerlo.

Allá vamos.

 Las alternativas de compra de una impresora 3D

Este es el punto donde de verdad se va a ver lo que te quieras complicar la vida, según mi punto de vista, hay tres alternativas en la compra de una impresora 3D:

  1. Comprarla ya hecha
  2. Comprar un kit y hacerla tú mismo
  3. Crear tu impresora 3D desde cero

Generalmente si estás aquí, probablemente habrás pensado en la primera opción, pero antes de nada déjame darte mi punto de vista de las otras dos, desde la perspectiva de un tío que hace unos años no tenía ni idea del tema.

Yo, escogí la tercera.

Sí, has oído bien, sin tener ni idea de impresoras 3D, me puse a hacer una desde cero, a lo loco.

Y esta opción, a pesar de ser un derroche de tiempo y desgaste mental, tiene una grandísima ventaja, el aprendizaje.

Si compras una impresora ya hecha seguramente vaya bien durante unos meses, hasta que por caprichos del destino empiece a fallar. Y ahí será cuando puedan pasar dos cosas: o tras muchas horas de salirte humo de la cabeza acabas dejando tu impresora en lo más recóndito de tu desván, o la consigues poner a funcionar después de haber perdido mogollón de tiempo.

Y no te creas, esto le pasa hasta al más sabio de todos.

Ten algo claro.

Aunque la impresora te haya costado 900 euros, siempre se te va a acabar jorobando algo.

Después está como te he dicho la tercera opción.

Meses de búsqueda por internet, blogs, foros, comparativas de precios, cosas que no funcionan, cosas quemadas, kilos de información inconexa e incongruente. Eso si, vas a aprender la tira.

Y finalmente, la segunda opción que es la que te recomiendo.

Esta opción está a medio camino entre las otras dos. Sin quererlo, te vas a obligar a ver la disposición de todos los componentes, a entender su estructura, y sobre todo, a saber cómo va montada.

Esto a la larga (aunque también le tendrás que meter unas horillas en foros y blogs) hará que tengas mucha más soltura con tu impresora y por lo tanto, detectar y solucionar más fácilmente los problemas que te surjan.

Bueno, pues ya sabes lo que hay. Ahora vamos al siguiente paso ¿Cual me compro?

¿Merece la pena una impresora 3D china?

El mercado de las impresoras 3D actualmente es como el de los móviles, muchas marcas, muchas de ellas chinas e inexplicablemente mucho más baratas que las de aquí.

Y si, seamos realistas, usan materiales más baratos generalmente.

Pero esto, no tiene por qué ser un hándicap, la mayoría de la gente va a usar la impresora durante 3 meses y después la dejarán hasta volverla a retomar a los 3 meses otra vez. ¿Para que necesitas unos materiales con una duración que no vas a sacar partido?

Por eso, si no te dedicas profesionalmente al tema, no te cojas una impresora de más de 500 euros, no te merecerá la pena.

Por lo tanto, mi respuesta sería sí, con lo que hay ahora, merece mucho la pena comprarse una impresora china. Aquí te dejo una lista de las que más boom están haciendo ahora mismo.

¿Cuánto cuesta una impresora 3D china? Comparativa.

Estas son las impresoras de las que mejor se está hablando ahora mismo, pero no significa que no existan más tipos y que también sean de buena calidad.

Lo que realmente va a dar valor a estas impresoras va a ser la comunidad tan grande que tienen detrás.

Gente que ha dedicado su tiempo en ver sus fallos y en diseñar piezas para poder arreglarlos, y eso la verdad no tiene precio. Es como un diseño ingenieril iterativo a escala global.

Dicho esto, estas son a mi parecer las 3 mejores impresoras chinas que puedes comprar ahora mismo.

 CR-10S: el gigante 3D asiático

Esta es una de las primeras impresoras de calidad semiprofesional del mercado.

En cuanto a dimensiones esta impresora es una bestia, 300x300x400 suficiente para imprimir cualquier cosa que pensemos.

La principal ventaja de esta impresora es que no hace falta modificar mucho para ponerse a imprimir y no hace falta tocarla mucho para tener un acabado estupendo.

La principal desventaja: Que no es muy modificable.

Una de las mayores ventajas de una impresora 3D es que generalmente puedes tocar todo de ella. De hecho, es lo divertido.

Cuando te cortan este punto y el firmware está cerrado, puedes tirar bien con ella pero olvídate de hacerle mejoras de forma sencilla.

Otra pequeña desventaja es que su cama caliente no alcanza demasiada temperatura, unos 90ºC, pero para la mayoría de la gente que imprime en PLA es más que suficiente.

Suele estar en torno a los 340 dólares (300 euros).

 Tevo Tornado: Una impresora 3D abierta

Tevo Tornado nació casi como un plagio Open Source de la CR-10.

Al igual que esta tiene 300x300x400 mm de impresión, y el resto de dimensiones son prácticamente idénticas.

Su principal ventaja como os habéis imaginado es que se puede modificar, y otra gran ventaja que tiene es que tiene una cama caliente con SSR, por lo que podrá darnos temperaturas de hasta casi los 140ºC, perfecto para materiales raros como Policarbonato.

Como desventajas se podría decir que es muy ruidosa (no la dejéis imprimiendo por la noche en la habitación de al lado que no pegareis ojito en toda la noche) y que por defecto se genera salmon skin, un defecto proveniente de los drivers de la misma.

Para solucionarlo se pueden colocar unos ‘smoothers’, que, aunque están preparados para otro tipo de drivers irán bien.

Suele estar en torno a los 320 dólares (280 euros)

 Creality Ender 3: La evolución siempre mejora

Evolución de la impresora hiper-barata, Anet A8 de estructura de metacrilato.

En este caso la estructura es mucho más robusta y fiable, y los componentes de mejor calidad.

La principal ventaja de esta impresora es que por su precio imprime muy bien desde el primer momento, no tiene ningún problema.

La principal desventaja es su volumen de impresión, un poco ajustado para las impresoras 3D de hoy en día pero suficiente para el usuario común.

Esto obligará a irla metiendo mano poco a poco, pero tenéis unos estupendos reviews de los youtubers ‘Control 3D’ y ‘Sr Ferrete’ para saber que tenéis que hacer paso a paso.

Por su precio, unos 150 euros, una gran opción para principiantes.

Conclusiones

Como todo en esta vida, todo depende.

Si queréis una impresora que no haya que tocar apenas y que imprima bastante bien (de hecho, hay gente que la usa de forma profesional), yo tiraría con la CR-10. De hecho, Iván Miranda, es la que tiene y hace unas piezas impresionantes.

Si quieres una impresora que se pueda modificar algo más, y que tenga algo más de potencia en su cama caliente porque te gusta imprimir en ABS, la Tevo Tornado es tu opción.

Si quieres una impresora para aprender, que imprima bien y que sea más económica la Anet E10 es tu opción (De hecho, si tienes pensado comprarte más de una, empieza por esta).

No obstante, si quieres ir un paso más allá y ver mis Impresoras 3D favoritas por categorías, te animo a visitar mi guía de compra de Impresoras 3D, la cual voy actualizando cada mes y que te ayudará a encontrar tu impresora 3D ideal.

¿Aun no tienes impresora 3D o no sabes cual comprar?

Aquí tienes mi Mega Guía de Mejores impresoras 3D de la Actualidad

 

Como comenzar a imprimir

Vale, pues ya tienes tu impresora 3D, ¡enhorabuena!

Ahora solo falta que le des caña, no la dejes coger polvo ni un segundo.

Generalmente dentro de estas impresoras hay un manual o tiene videos en YouTube, síguelos y no creo que tengas problemas a la hora de que funcione.

Tiempo estimado de montaje: de 2 a 6 horas dependiendo si la estructura viene premontada o no.

Una vez montada y con un filamento disponible, ya podemos ponernos a imprimir. Cada impresora es un mundo a la hora de meterle los archivos en 3D, por lo que te recomiendo que mires algún video en Youtube de tu impresora en concreto haciéndolo. Yo solamente voy a decirte los pasos para llegar a tener la figura que deseas imprimirte, y por supuesto hacerlo de la forma correcta.

Primer paso: Los bancos de piezas

¿Un banco?,¿De qué me hablas tío?

Si, así se llaman, bancos de piezas. Consisten en webs donde mogollón de gente comparte sus creaciones diseñadas en 3D para que cualquiera, incluso yo (si, como has oído, ¡yo!), pueda descargarse e imprimirse su creación, sin tener ni idea de cómo se diseña en 3D (bendito internet).

El más importante y del que hoy vamos a hablar se llama Thingiverse,  y es uno de los bancos más completos a nivel mundial que existen.

página-principal-thigiverse

Solo tiene una pequeña pega, si quieres encontrar cosas de utilidad, vas a tener que saber un poco de inglés.

Nada más entrar vas a ver mogollón de imágenes de proyectos que existen actualmente, para buscar lo que queremos hay que irse a la caja de arriba donde pone ‘enter search term’. Por poner un ejemplo vamos a buscar la figura de un barco (si, imagínate que tienes parientes marineros o algo así). Para hacerlo ponemos ‘boat’ en el buscador, o ‘ship’, lo que quieras y le damos a ‘Enter’.

búsqueda-piezas-impresión-3d

¡¡1296 resultados!! ¿cuál cojo?

Cojamos uno cualquiera, el tercero de la columna de la izquierda ‘Smoke for 3DBenchy boat’.

Si vamos a la fotografía y vamos dándole a las miniaturas vemos que nos aparecen los objetos a los que se refiere el autor y si le damos a thingiview, podemos ver la pieza en 3D, rotarla y demás.

primer-resultado-thigiverse

Como vemos, esto no es lo que queremos.

Si vamos un poco más abajo, vemos unas imágenes relacionadas, le damos al a del barquito verde, a ver qué pasa.

cambio-resultado-thigiverse

Como vemos, esta pieza si que tiene mejor pinta.

3d-benchy-thigiverse

Ahora en los desplegables de abajo, vamos a la sección que se llama ‘thingfiles’ y ahí estarán todos los archivos que el autor ha subido a la plataforma. Ahora simplemente vemos el que más nos encaja y clicamos sobre él. Finalmente le damos a guardar.

descarga-pieza-impresora-3d

Segundo paso: Visualizar la pieza 3D

Este es uno de los puntos que se suele dar por supuesto que todo el mundo sabe hacer, pero no es tan fácil.

Imagínate el hecho de que después de comprar tu impresora y montarla, te pongas a tener que ver comparativas de cuáles son los mejores visualizadores de piezas 3D del mercado.

Yo en este punto he tirado a lo fácil.

No mucha gente lo sabe, pero Windows 10 trae por defecto un visualizador de piezas 3D súper potente denominado ‘3D buider‘, y con eso te aseguro que puedes ver casi cualquier pieza.

Lo primero lo abrimos y nos preguntará las unidades de visualización. Yo en mi caso, al estar en España y usar el sistema internacional de unidades, escogeré los milímetros, pero tu escoge el que quieras, la pieza no cambiará.

unidades-3d-builder

Y ahora toca visualizar el objeto.

Para esto hay tres opciones:

  • Clic izquierdo para rotar la vista sobre la pieza.
  • Ruleta para hacer zoom
  • Clic derecho para trasladar la vista sobre la pieza.

Y ya está.

Aparte te voy a comentar un pequeño truco que uso de vez en cuando, en el momento que necesito saber cuál es la medida de una pieza.

Pulsa sobre la pestaña Objeto/Medida.

Imagínate que quieres saber cuánto mide la diagonal de la cubeta del barco, muy sencillo.  Clicas sobre el primer vértice, clicas sobre el segundo y ¡voilá!, te sale arriba la medida en milímetros o en el sistema que hayas elegido en el primer paso.

dimensiones-pieza-3d-builder

Después simplemente por curiosidad puedes cambiar el color del objeto, aunque este color no te saldrá después en la impresora, la pieza saldrá del color del filamento. Te presento al barco Of3lio, ¿mola eh?

colorear-piezas-3d-builder

Pues ya nos hemos visto la pieza en 3D, hemos visto que está bien, pues ale, a imprimirla.

Tercer paso: Pasar la pieza por un laminador

Probablemente este punto te suene a chino mandarín. Te lo explico.

La impresora 3D hace las piezas por capas, las cuales forma a través de pequeños hilos de plástico fundido.

Nosotros ahora mismo lo que tenemos es un bloque o una pieza 3D, la cual tenemos que laminar, o sea, cortar en finas láminas para que la impresora pueda entender cómo construirla.

Es como si en vez de el sándwich vegetal, a la impresora 3D le demos la información de los ingredientes que lleva y su orden. Entonces la impresora 3D ya sabrá cómo hacerlo, primero la primera rebanada, lechuga, tomate, queso, jamón y la última rebanada, y ya está, nuestro sándwich hecho.

Para hacer esto existen muchos programas, pero uno de los más famosos es el ‘Cura’ (si, como los hombres esos de negro). Aquí tenéis el enlace de la página de descarga, simplemente lo descargáis, lo instaláis y listo.

Ahora le abrimos y en la parte superior tenemos un pequeño botón con forma de carpeta donde pone Open File, ahí es donde buscaremos donde está nuestro archivo. stl o pieza en 3D y lo abrimos, nos tendrá que salir algo como esto:

parámetros-piezas-cura-software-3d

Y aquí es donde empezaremos a definir nuestra impresión. Si queremos cambiar la posición, escala, rotación, hacer efecto espejo o cambiar algunas opciones más avanzadas podemos recurrir a los botones de debajo del icono del a carpeta (ya os los explicaré detenidamente en otro post). En mi caso no tocaré nada de eso.

Ahora vamos a donde nos interesa, a la parte derecha, aquí sacaremos juguillo a nuestra impresión.

Os iré explicando que he ido metiendo yo y el porqué de esas opciones, pero cada impresora es de su padre y de su madre y funciona como quiere por eso si queréis hacer una impresión fina fina, o que no tengáis ningún fallo tendréis que ir haciendo prueba y error hasta dar con lo que mejor os venga, también os lo explicaré más detalladamente en otro post, en este caso os daré las nociones básicas para que la podáis imprimir correctamente sin problemas. Coooomenzamooooos:

  • Layer Height: Esta será la altura de cada una de las capas de la impresión. Si quieres que quede decentemente ponle mínimo un 0,2, si por otro lado tu pieza no es estética sino simplemente funcional (juntas, la pata de tu mesa, un juguete para el perro), pues le pones 0,3, se verá más rugosa pero no importará. 0,1 para mi gusto alarga mucho la impresión para lo que compensa a la hora del resultado que da, y 0,4 no es recomendable si tienes un hotend con una boquilla de 0,4 de diámetro (que es el 90% de los casos). Dejamos 0,2
  • Wall Thickness: Esto será el grosor de la pared de las piezas. Tiene que ser un múltiplo del diámetro del hilo de tu hotend, por lo tanto, si tu hotend es de 0,4 (que seguramente lo sea), ponemos 0,8 y por lo tanto la pared de la pieza será de 2 hilos de grosor para que nos entendamos. Ponemos 0,8.
  • Top/Bottom Thickness: Este es el grosor de la capa de arriba y de la de abajo. ¡Y ojo! esta vez debe ser un múltiplo del ‘Layer Heigt’. Si le ponemos 0,8 esta vez no habrá dos hilos, sino 4, ya que nuestra altura de capa es de 0,2. Esto es porque en la vertical, el hilo de 0,4 se achata hasta 0,2, pero en la horizontal sigue midiendo 0,4 (bueno, quizas un poquitín mas), pero para no liarlo quédate con eso. Dejamos 0,8 para que tape bien la parte de arriba y la de abajo.
  • Infill Density: Esta será el porcentaje de relleno que tendrá nuestra pieza, si tenemos un 100%, nuestra pieza en su interior estará maciza como un turrón un mes abierto. ¿Y cuál es el mejor porcentaje?, Veámoslo. Arriba en medio hay un desplegable, cambiamos ‘Solid View’ a ‘Layer View’. Nos aparecerá un deslizador debajo con el número 240, que será el número de capas que va a hacer nuestra impresora para llevar a cabo la pieza. Bajamos a una capa intermedia y vemos que tal queda el infill. El 20% parece que queda bien, suficiente para qué no haya mucho hueco, pero que la pieza aguante.

infill-piezas-cura-software-3d

  • Gradual Infill Steps: Esto simplemente es una opción que define el número de veces que se reducirá el infill en función de lo cerca o lejos que estemos de una superficie de arriba. Si le ponemos 2, dividirá entre 2 el infill en las zonas más bajas e irá aumentando hasta hacerse máximo en la capa pegada a una de las partes superiores de la pieza. En principio lo dejaremos en 0.
  • Material: Este apartado lo integraré en un punto solo debido a que todas las opciones son para un mismo material.
    • Printing Temperature: Esta es la temperatura de fusión (o de derretirse) de tu material. En mi caso el PLA se derrite bien a 207ºC, esto lo puedes ver si a la hora de subir la temperatura tu plástico gotea mucho por la boquilla, debe salirse pero muy despacio, como si estuvieras haciendo churros a cámara lenta.
    • Build Plate Temperature: Esta será la temperatura de la cama caliente. 70ºC suele ser suficiente para el PLA, si imprimes en ABS, puedes subirla hasta 90ºC o 110ºC. El diámetro te lo da el fabricante, ahora prácticamente todas las bobinas son de 1,75 pero también puedes encontrarte de 2,85 p 3mm.
    • Flow: Este parámetro es para compensar la máquina si por ejemplo echa menos plástico del que debe, le ponemos un poco más y la máquina extruirá un poco más. Lo dejamos en 100%.
    • Enable Retraction: Esto es para habilitar la retracción. La retracción es un movimiento de la impresora que lo que hace es succionar el plástico en el momento en que la impresora necesita desplazarse de un sitio a otro sin aportar material. Si esto no se pusiera, la impresora dejaría hilillos cada vez que se desplazara el cabezal. Un ejemplo sería si por ejemplo pegas un chicle en una mesa y te mueves a otra, si no lo recoges, el chicle dejará un hilillo de una mesa a otra, pero si lo recoges, esto no pasará y podrás seguir haciendo el cochino en toda tu clase. Dale tic a que si.
  • Print Speed: Se refiere a la velocidad de impresión. Esto depende mucho de tu impresora, pero por mi experiencia 50mm/s es el tope máximo para las de gamma normal. Si quieres piezas bonitas, definidas y sin problema baja a 30mm/s o incluso a 20mm/s. Yo lo pondría en 30mm/s.
  • Travel Speed: Esto también depende de tu impresora. En general 100m/s está bien. Si ves que a la hora de mover se el cabezal pega mucho golpe o lo ves muy rápido, bájalo a 80mm/s. Yo lo dejaré en 90mm/s.
  • Enable Print Cooling: Este se refiere al ventilador enfriador de capa. Consiste en un ventilador conectado a tu placa electrónica y que tira aire a la punta de la boquilla del hotend, enfriando las capas a medida que se imprime. En mi caso no tengo ninguno instalado por lo que le tengo en off.
  • Generate Support: Este será el que active el soporte de la pieza. Imagínate que quieres hacer una T. El pilar de arriba bien, pero resulta que los lados ¿Cómo se sujetan? Es aquí donde entran los soportes. El soporte es una pieza auxiliar que se va imprimiendo a la vez que la pieza original y que llegado el momento sujeta ciertas partes de la pieza original, como la parte horizontal de la T. Es conveniente dejarlo puesto, aunque en nuestra pieza, al no tener ninguna parte en el aire, lo dejaremos apagado.
  • Build Plate Adhesion Type: Esto son formas de que tu pieza se sujete a la cama caliente sin combarse. Están en orden de robustez.
    • Skirt: Mi favorita por goleada, siempre les pongo Skirt a mis piezas, consiste en un pequeño hilo que se genera alrededor del a pieza antes de empezar a imprimirse de verdad y asegura que el hilo que lleve la pieza sea constante y fluido. Hay veces que los 5 primeros segundos el extrusor no extruye nada, y por tanto un trozo de base se queda sin nada de plástico, esto te asegura que no se dé.
    • Brim: Consiste en generar un pequeño borde en la base de la pieza. Por ejemplo, si quieres imprimir velas de cumpleaños y no quieres que se caigan, puedes poner esto.
    • Raft: Esto es la versión ruda del brim. No genera un borde alrededor de la base, genera una base debajo de la base. Se utiliza poco o a veces con materiales que se comban mucho como el ABS.
  • Print Squence: Esto es para casos en los que hay muchas piezas. Si pones la opción ‘One at a time’ se imprimirá una pieza entera y después la siguiente. No es recomendable ya que el hotend se puede chocar con la primera pieza cuando imprime la segunda desde cero si no las hemos separado lo suficiente. La mejor opción suele ser ‘All at once’.

Y ya tienes tu pieza 3D

Mi más sincera enhorabuena por llegar aquí.

Generalmente solo un 20% de la gente lo hace (con suerte).

Y bueno, ahora ya no tienes excusa para ponerte a imprimir, ya sabes cuanto cuesta una impresora 3D, cuanto cuesta imprimir en 3D y como se pone en marcha.

¿Qué tal ha ido tu primera impresión?,¿Y la segunda?, ¡¿Y la tercera? Ya eres todo un profesional.

Déjame tus impresiones (no las de plástico, las otras) en los comentarios.

Y una vez más, gracias por estar ahí.

¡Abrazoooos! 😀

¿Cuánto cuesta una impresora 3D? Guía de compra y puesta en marcha.
4.8 (95%) 4 vote[s]

Deja un comentario

[CURSO POR EMAIL GRATUITO ]

Descubre como hacer un robot 4×4 con Arduino

Responsable del fichero: Jorge Lorenzo Núñez Finalidad: envío de publicaciones y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en Mailchimp con titular The Rocket Science Group LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación,limitación o suprimir tus datos enviando un email a info@of3lia.com.